La experiencia también cuenta

De hecho y como consecuencia de ésta, es por lo que su empleador le reconoce un salario con tantos ceros a la derecha tal cual le selecciona para ocupar cargos que requieren un avanzado panorama de trayectoria profesional y por lo demás, para que usted ratifique su reputación como brillante estratega.

Aun cuando también es cierto por estos días de evidente fugacidad que, buena parte de esa práctica puede llegar a ser irrelevante como arriesgada. Al respecto, el inconveniente de tan merecida sabiduría, mas asumiendo que la aplica acertadamente es que, ésta debería recordarle lo poco que usted sabe (‘sólo sé que no sé nada’), las innumerables veces en las que se dan al traste las cosas y lo efímero del conocimiento acumulado.

El asunto es que, en la actualidad y aunque prevalezca la experiencia marketinera, el acceso a vastos volúmenes de información permite tomar decisiones de negocio que antes ni era posible considerar. De nuestra práctica profesional recabando, procesando y analizando datos de mercados, sostenemos que la razón principal para dichos antecedentes es que, proveen contexto y delinean las tendencias que dan una perspectiva mucho más centrada y robusta a quienes toman las decisiones.

En este orden de ideas, para aquellos marketineros que pretenden optimizar el impacto del presupuesto, predecir la próxima decisión de compra de tan solo un consumidor, es el equivalente a ganar mañana los $80.000 millones de pesos que juega Baloto. Así es que, como complemento a la intuición y la experiencia, igualmente oportuno es examinar los datos de mercado previa decisión trascendental, particularmente por estos días de oferta y demanda volátil.

Aunque nuestra comunidad no es propiamente idónea para las matemáticas, razón por la cual muchas de las personas de negocio, optaron por un campo de acción que no las incluyera; para los profesionales de la comunicación: publicidad, relaciones publicas y marketing, descartarlas no es una opción, ya que con mayor frecuencia, éstos se hacen cada vez más dependientes de los datos de gran magnitud.

En efecto y si es usted de los que recién se adhiere al hábito de considerar grandes dimensiones de datos antes de tomar decisiones trascendentales, y como para no sucumbir en el intento, describimos de nuestra experiencia un par de sugerencias para su uso discrecional:

No permita que los datos le distraigan— aun cuando la mayoría de los marketineros comprende el alcance de los datos, un buen número de ellos se obsesiona con éstos y ahí es dónde se pierde el norte.

Mejor concéntrese en las metas y descarte el bullicio— rasgos tales como sentirse a gusto con la ambigüedad, la habilidad para formular preguntas estratégicas fundamentadas en los datos así como priorizar el enfoque en los objetivos principales, ayudan a filtrar el ruido y permiten reconocer el entendimiento verdaderamente relevante para lograr el éxito.

Básicamente como quien dice, para impulsar la adecuada utilización de los datos en el proceso de toma de decisiones, los marketineros más sobresalientes, ratifican constantemente los objetivos del negocio para así conservar el norte a pesar de las distracciones, tal cual conjugan los datos con la intuición y la experiencia.

¿O cómo más sugeriría usted adoctrinar al respecto?

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s