Consolidando la confiabilidad de las marcas

En una sociedad caracterizada por la ambición y el apetito desaforado por incrementar cada vez más la riqueza, estimo que queda claro el motivo por el cual colapsó Interbolsa (sí, por cacos). Se repite el incidente de la empresa que, crece como la espuma de la cerveza hasta llegar a posicionarse como la primera en el mercado y luego cae como coco estrepitoso.

Así, no es de extrañar entonces que, la confianza sea el componente crucial más representativo para la construcción y consolidación de marcas robustas, emotivas y perdurables. Sin embargo, en un entorno de mercado que está atiborrado de tácticas de marketing impulsadas por la promoción en redes sociales, muchos olvidan que fomentar la confiabilidad de la marca es, el único aspecto que sostiene la interacción con el consumidor.

La mayoría de los que tienen el marketing como profesión, se dedican a generar la demanda que posibilita vender mayores volúmenes. La dinámica tiende a enredarse si se considera que, la economía es una disciplina de enfoque angosto en la que, no existe la distinción entre el anhelo y la necesidad, y por lo que a la postre se llega a un callejón sin salida: al consumidor le encanta comprar pero detesta que le vendan.

De cualquier forma, la confianza del consumidor debe ganarse antes de pretender con él una sólida relación comercial.

Aun cuando se dan las excepciones, los indicios sugieren cada vez más que, los consumidores adquieren solo marcas en las cuales confían. Interacción que es fundamentada en el vínculo emocional que, generan los valores percibidos que comparten la marca y el consumidor; tal cual dejan de establecerse cada vez más, en los beneficios funcionales y sus características esenciales.

Insinúan pues los consumidores que, las marcas deben tener a su disposición, los siguientes ingredientes para facilitar la cimentación perdurable del valor de marca:

Integridad— Capacidad, eficacia y efectividad inigualable de la marca para suministrar lo que promete, honesta y espontáneamente. Aquí se incluye la calidad como la exactitud de la información que se comparte con el consumidor.

Disposición para la Interacción gana/gana— El consumidor debe percibir que dispone de valores en común con los de la cultura corporativa.

Empatía— Capacidad de la marca para demostrar empatía y tolerabilidad en, las interacciones vulnerables con el consumidor (éste tiene siempre la razón).

Congruencia y confiabilidad— Es el compromiso con el cual la marca, garantiza que cumplirá con el abastecimiento de valor para los aspectos más relevantes del cliente.

En fin, las marcas dominan su entorno porque obtienen y merecen. No se llega más lejos porque pueda más la codicia, la voracidad y la insaciabilidad que cualquier consideración ética. Los abusos sumirán a las marcas en un abismo del cual no lograrán salir.

¿Cierto Interbolsa?

Anuncios

Un comentario sobre “Consolidando la confiabilidad de las marcas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s