Tendencia intuitiva: usos, actitudes y cultura

Con ésta, continuamos la serie de entradas sobre tendencias intuitivas, fundamentado en el libro de John Naisbitt y Patricia Aburdene, Megatendencias 2000, editado para Hispanoamérica por Editorial Norma, 1990.

Cualquier parecido con la actualidad, son meras coincidencias tecnológicas.

Imagen | Cortesía Vintascope

Imagen | Cortesía Vintascope

El propósito de esta serie de entradas es rememorar las tendencias más importantes de los años 90. Concebidas bajo la influencia del milenio actual, estas nuevas megatendencias son la puerta de acceso al siglo XXI.

Hoy, gracias a la prosperidad de la economía mundial, a las telecomunicaciones y a la facilidad de los viajes, el intercambio entre Europa, América del Norte y la cuenca del Pacífico se lleva a cabo a un ritmo sin paralelo [nótese que el continente Suramericano ni se menciona]. En los centros urbanos del mundo en desarrollo se ven por todas partes señales de la joven cultura internacional. Estamos intercambiando alimentos, música y modas con tanto entusiasmo que un nuevo estilo universal de vida reina en Osaka, Madrid y Seattle.

El consumo lo impulsa: se toma cappuccino y Perrier; se amuebla el apartamento con IKEA; se come sushi; se viste con los Colores Unidos de Benetton; se escucha rock américano-británico mientras se conduce el Hyundai para ir a McDonald’s.

“El mundo se hace cada vez más cosmopolita, y todos estamos influyendo los uno en los otros”, dice la diseñadora Paloma Picasso. Para las compañías que venden estos nuevos productos internacionales, que entienden el mundo como un solo mercado, es una bonanza económica.

“Ya existen grupos de consumidores en Nueva York, Estocolmo y Milán que muestran más semejanzas que consumidores de Manhattan y el Bronx, en el mismo Nueva York”, dice Leif Johansson, vicepresidente de grupo de la principal división de electrodomésticos de Electrolux. El territorio global de esta compañía está dividido en un formato “tríada” compuesto por los Estados Unidos, Europa y el Japón. Todo nuevo producto se enfoca a estos tres mercados.

Entre las cuarenta marcas mundiales más conocidas se cuentan Coca-Cola, IBM, Sony, Porsche, McDanold’s, Honda y Nestlé, según una encuesta de 3,000 consumidores en nueve países. Estas son “las verdaderas marcas mundiales”, dice John Diefenbach, jefe ejecutivo de la firma Landor Associates, que llevó a cabo la encuesta. De esas cuarenta compañías, diecisiete eran de los Estados Unidos, catorce de Europa y nueve del Japón.

Para el consumidor, el aumento de opciones es estimulante y constituye una gran diversión.

No obstante, a la vez que nuestros estilos de vida se hacen más parecidos, aparecen señales evidentes de una poderosa contratendencia: una reacción contra la uniformidad, un deseo de afirmar la individualidad de la cultura y del idioma de cada uno, un repudio de la influencia extranjera.

En fin, quizás usted como yo, también identifique el común denominador que marcó la postrimería del siglo XX y el comienzo del XXI tal cual las similitudes, entre los ideales que marcaron tendencia en la década de los 90 con las nociones que hoy día son preferencia.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s