¿Qué se hizo la creatividad?

“Ha de ser que se marchó para el Canadá”.

Vender, vender y vender, como diría un expresidente colombiano que busca elección parlamentaria el próximo 9 de marzo. Y aunque no comparto su programa político, sí concuerdo con su hipotética noción de la creatividad.

“Canada's Next Top Ad Exec: Fun” | Imagen vía Ads of the World

“Canada’s Next Top Ad Exec: Fun” | Imagen vía Ads of the World

Sí, tal cual hacerse elegir al Senado de la República, la sutil genialidad del verdadero talento creativo puede resultar un asunto complejo. Cada ingrediente debe seleccionarse deliberadamente como el equipo creativo elaborar en conjunto para pretender así un resultado bien sazonado.

No obstante la premisa, la transformación creativa en las organizaciones es reiteradamente desafortunada. ¿O acaso qué otra cosa distinta de la divergencia conceptual, puede resultar de interminables comités de “lluvia de ideas” con participación multifuncional? Ni que fueran magos como para obtener fantásticos resultados y por ende, terminan concibiendo algo que en realidad nadie querrá consumir.

Y aun cuando afirmen haber logrado ciertos ingredientes interesantes, por lo general, la concepción por comité termina carente de cohesión tal cual consideración. Diga usted por ejemplo, Pony Malta con sabor a “fresa” y “banano”.

Es así como en su cotidianidad, una organización efectiva está siempre comprometida con el talento, reflejando constantemente su compromiso con la calidad y la consistencia por cada una de las funciones particulares del proceso creativo. A cada quien se le permite desarrollar su área de experiencia como enfocar su interés individual.

El encanto ocurre cuando el equipo creativo coincide para crear algo verdaderamente interesante, complejo y en últimas, absolutamente gratificante.

El quid del asunto, es que el cocido solo se nota cuando todos conocen su función y disponen de la experiencia como de la libertad para ejercer en forma contundente su oficio.

En mercadeo, sugiero yo, puede uno considerar como fórmula para poner a término el proceso creativo: un buen “brief”, comprender claramente los “motivadores” que impulsan al consumidor, una impecable implementación y, quizás lo más relevante, la habilidad para conjugar todo el talento en un mismo propósito.

¿O usted qué dice al respecto?

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s