¿Cuál hado, sino existe tal cosa?

Podrán ser muy épicas las historias de enamorados a lo largo de la mundanal existencia, pero debe de una vez por todas Unilever comprender que un mensaje de marketing así no más, sencillamente no puede convencer a la gente deque es factible para ellos tomar el control cada vez que les plazca.

El pretendido mensaje, simplemente no impactará aquel numeroso público de quienes personalmente no se sienten capaces de gestionar un determinado cometido: “el que es tímido, naturalmente no podrá sobreponer su timidez para abordar una guapa damisela meramente por el hecho de embadurnarse con un desodorante Axe”.

Se me antoja entonces más bien que el quid, es por los lados de realzar el dominio cognitivo del consumidor o en castizo si se quiere —direccionar su saber—. Estimo pues que si éstos se adoctrinan adecuadamente, así aumentarán considerablemente las probabilidades deque un consumidor adopte una determinada marca.

Porque el dominio cognitivo es imperativo para el contexto de marketing y entre más complejo es el producto o servicio, mayor será la posibilidad de desconcierto que pueda experimentar el consumidor sino se toman cartas en el asunto e independiente de que tan “chido” pueda ser el comercial.

Anuncios

3 comentarios sobre “¿Cuál hado, sino existe tal cosa?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s