Serie causa–efecto

Los pasajeros del Titanic no requirieron persuasión alguna: ocuparon rápidamente los botes de salvamento. Pero las dificultades no aparecen como un iceberg; van tomando forma con el tiempo. Los verdaderos líderes deben impulsar el cambio para evitar el despeñadero.

Mejorando los procesos y corrigiendo permanentemente el rumbo, la gente como las empresas pueden mejorar su desempeño. La formación (académica y deportiva) es una serie causa–efecto, hijo mío. Las personas bien capacitadas siempre podrán mejorar.

[Imagen vía Satoshi Kambayashi, The Economist]

disclaimer— consumo|sentido does not own the rights to any images posted here unless otherwise specified. If you are the artist or rightful owner of an image and would like to have it removed, please contact me.

descargo de responsabilidad— consumo|sentido no ostenta los derechos de ninguna imagen aquí publicada salvo a menos que así lo especifique. Si es usted el artista u ostenta los derechos de autor de alguna imagen en particular y, desea que la eliminemos, por favor haga nos lo saber.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s