Pero si es que ya existe un muro

Eso es correcto: “Pink Floyd The Wall”, aquel que produjera David Gilmour, Bob Ezrin, and Roger Waters; ese que se grabara en los estudios “Bear” entre abril y noviembre de 1979, y que fuera público el día 30 de ese último mes, acompañado de una impecable ilustración concebida por Gerald Scarfe y Roger Waters.

Y entonces, sin la novedad del muro, ¿cómo irá a hacer el presidente Donald Trump para conseguir la cooperación de sus vecinos mexicanos, los estadounidenses que no le votaron, los congresistas, y en general, todos aquellos ciudadanos del mundo que no le queremos en el poder?

¿Por qué no todas las personas cooperan?

Por una razón muy lógica: hay algunas personas que no ven ninguna ventaja personal en la cooperación, particularmente, si el que manda es un tipejo como Donald Trump. ¿Es esa una actitud terrible? De ninguna manera.

Nadie hace nada por nada. Hacemos algunas cosas por dinero y otras por muchas diversas razones. Aquel procede bien porque le gusta el ambiente de su grupo. Este otro procede de firme porque con ello obtiene la satisfacción del deber cumplido. Aquella realiza un gran esfuerzo porque su proceder la hace sentirse importante.

Salvo los corruptos, casi nadie procede por dinero únicamente. Todos esperamos de nuestro proceder diversas satisfacciones, en proporciones diferentes. Por eso, no habrá de enfadarse el presidente Donald Trump cuando con su actitud la ciudadanía parezca decir: “¡Y a mí que me importa!” Esto habrá de ser para Trump la señal de ponerse a buscar alguna forma de conseguir para esos ciudadanos una satisfacción por su adecuado proceder.

“La solución para ganarse la cooperación de la gente consiste en descubrir sus necesidades personales y procurar ajustar después sus condiciones de proceder para que pueda satisfacer esas necesidades con el proceder”.

¿Qué satisfacción busca una persona con su proceder?

Los psicólogos han observad y los líderes han podido comprobarlo, que las personas proceden buscando satisfacer tres clases diferentes de necesidades:

Necesidades físicas— pueden obtenerse con ganancia económica: una despensa bien surtida, un petaco de cerveza, el Smartphone, las recargas, la vivienda, y la educación de los hijos.

Necesidades sociales— estas necesidades son muy reales y puede satisfacerlas un buen líder. Llevan consigo el reconocimiento de lo poco que podemos hacer solos y de que el esfuerzo del grupo produce casi todo lo que más estimamos. Por eso, un ciudadano (sí, también los del Manchester City) busca la oportunidad de convertirse en un miembro aceptado por el grupo. Si el encargado, v.g. el presidente Donald Trump, se ha enemistado con el grupo de ciudadanos, probablemente cualquier ciudadano estará más dispuesto a apoyar al grupo que a cooperar con el susodicho mandatario, aun cuando éste tenga razón.

Necesidades centradas en la persona— son las necesidades de sobresalir que experimenta el individuo. A un ciudadano le gusta trabajar en sitios donde pueda demostrar lo buen trabajador que es, le proporcionen la oportunidad de ser alabado y se reconozca su labor para demostrar que, siendo un miembro aceptado de la comunidad, es también una persona importante.

¿Cuál es entonces, la mejor fórmula para conseguir la cooperación?

La mejor fórmula, Donald, es no buscar ninguna. A pesar de la simplicidad de las tres razones del porqué proceden los ciudadanos, no hay un camino fácil para asegurar la cooperación. No nos engañemos, Donald, pensando que existen fórmulas mágicas. No hay sistemas uniformes para reaccionar, con los cuales, una vez aprendidos, se consiga que los ciudadanos cooperen sumisamente. Si intenta usted, Donald, pasarse de listo con los ciudadanos, incluso el más tonto de ellos (como los que le votaron) notará su falta de sinceridad y, su resistencia aumentará proporcionalmente.

La mejor manera de conseguir cooperación es cambiar su forma de considerar a las personas hasta ver en ellas algunas de las buenas y malas cualidades que ve usted, Donald, ve en sí mismo. Esfuércese en ser sensible respecto de las personas. Deténgase una y otra vez a imaginar qué piensan los ciudadanos sobre lo que usted dice y pide que hagan. Cállese y escuche sus opiniones acerca de sí mismos, de los demás ciudadanos y por supuesto, de usted también. Sólo cuando conozca a las personas será usted, Donald Trump, capaz de poner en práctica algunas sencillas ideas expresadas aquí para entenderse bien con ellas.

[Imagen vía Gerald Scarfe]

disclaimer— consumo|sentido does not own the rights to any images posted here unless otherwise specified. If you are the artist or rightful owner of an image and would like to have it removed, please contact me.

descargo de responsabilidad— consumo|sentido no ostenta los derechos de ninguna imagen aquí publicada salvo a menos que así lo especifique. Si es usted el artista u ostenta los derechos de autor de alguna imagen en particular y, desea que la eliminemos, por favor háganoslo saber.

Copyrighted.com Registered & Protected NE1P-ZCLP-6OY7-GLZ2

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s