La disputa que no deja de extenderse

Agarradas de las mechas por presunta competencia desleal andan ya de tiempo atrás las tiendas D1 y Justo & Bueno, dizque porque la una estaría presionando a los proveedores para que no le vendan a la otra, según se lee en la demanda que la otra interpuso ante la Superintendencia de Industria y Comercio, y que por lo demás, así como en el caso de las empresas de cártel, el único paganini termina siendo el consumidor.

Así pues, se me da, que el susodicho rifirrafe entre las partes, no es más que una semejanza de disputa entre productos autónomos y productos sistemáticos. Una noción, que se la descubrí a Alvin Toffler en su Power Shift, y que, si mal no recuerdo, dictaba más o menos que, los paraguas y los vehículos son diferentes. No sólo debido al tamaño, la función y el costo, sino por una razón que rara vez nos detenemos a considerar. Usted puede utilizar un paraguas sin tener que adquirir ningún otro producto. Por el contrario, un vehículo no sirve para nada sin combustible, aceites, talleres de servicio y piezas de repuesto, por no decir las calles y los caminos de herradura de la capital colombiana. El modesto paraguas, en consecuencia, es un producto autónomo, como por así decirlo, que produce valor para el usuario, independiente de cualquier otro producto.

El potente vehículo, por el contrario, es algo así como el jugador de un equipo de fútbol completamente dependiente de otros productos. Más o menos así, como las tiendas Justo & Bueno dependen de sus proveedores, o como las máquinas de afeitar que funcionan sólo cuando se les combina con otros.

Cada uno de esos artículos forma parte de un sistema de productos. Y es precisamente su naturaleza sistemática lo que constituye su principal fuente de valor económico. Y del mismo modo que los miembros del América de Cali han de jugar de acuerdo con determinadas reglas convenidas, los productos sistemáticos requieren unas normas de funcionamiento.

Esta distinción entre productos autónomos y productos sistemáticos proyecta un destello revelador sobre un asunto que está extendiendo por todo el mundo la actual disputa de la información o si se quiere también, la disputa de las normas.

Como en el caso de las tiendas D1 y Justo & Bueno, algunas de las disputas más explosivas y evidentes se hallan directamente relacionadas con las formas en que se crean y distribuyen los datos, la información, el conocimiento, las imágenes y el contenido de entretenimiento.

En esencia, esto es una contienda mundial respecto al dinero y al poder político, cuyas consecuencias afectarán a millones de consumidores.

[Imagen vía Malika Favre]

disclaimer— consumo|sentido does not own the rights to any images posted here unless otherwise specified. If you are the artist or rightful owner of an image and would like to have it removed, please contact me.

descargo de responsabilidad— consumo|sentido no ostenta los derechos de ninguna imagen aquí publicada salvo a menos que así lo especifique. Si es usted el artista u ostenta los derechos de autor de alguna imagen en particular y, desea que la eliminemos, por favor háganoslo saber.

Copyrighted.com Registered & Protected Z9OC-ZCVL-T5N9-R05U

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s