¿De modo que así luce el corrupto?

“Ni es un problema reciente ni se reduce al sector estatal. Tiene raíces hondas en nuestra historia, en nuestra cultura y en nuestra forma de organización social”.

“Odebrecht, Reficar, los comedores escolares, Interbolsa, La Guajira, el cartel de los pañales, el ‘carrusel’ de la contratación, Estraval… La lista de casos de corrupción en Colombia parece interminable”.

Así lo leí en un revelador artículo de Eduardo Lindarte Middleton, Economista y doctor en sociología de la Universidad de Wisconsin, con el que éste pretende dar luces al interrogante del ¿por qué hay tanta corrupción en Colombia?

Y en ese sentido, esta entrada revela lo que a usted no le permiten ver en la televisión ni le cuentan los periódicos, ni le comparten las redes sociales sobre los “aventajados” personajes. Durante los últimos años he tratado de descubrir quién controla el mercado, adónde va el dinero y por qué lo que hace unos años atrás se consideraba fuente de esplendor e integridad es ahora ostentoso, antidemocrático, dominado por los torcidos y subastado como una herramienta de enriquecimiento de las compañías multinacionales del mundo.

Pero a todas estas, ¿cómo es que luce la joya de la corona? A mí se me da que el corrupto, es presidente o CEO como dicen los estadounidenses, y siempre ha estado orgulloso de su lejana asociación con la dinastía de turno, la familia más poderosa.

Impresionado por tanta magnificencia, no faltará quien le pregunte cuál es el secreto de su éxito y, a lo que éste contestará: “Cuando me despierto permanezco tendido en la cama diez minutos pensando única y específicamente qué debo hacer hoy para mejorar mi posición”.

Y es indudable que el corrupto ha mejorado su posición en el mercado durante estos últimos catorce años presidenciales. Cuando se aventuró por primera vez en el escenario estatal, se burlaron de él a sus espaldas. En virtud de su gran molondra y habilidad para conseguir acuerdos se le consideraba un vividor. Su desproporcionada ambición estaba fuera de lugar en el distinguido mundo de los negocios.

Unos años más tarde, el corrupto, ha reunido un laberinto de alianzas y favores que abarcan todo el mundo de la política y ha trepado la senda hacía la cumbre de la Sociedad (secreta). En su andar apuñaleo por la espalda a varios de los más decentes líderes de mercado; presidio el peor ejemplo de engaño organizado nunca antes visto en los negocios o la contratación estatal; pasó por alto las coimas que se reparten a dos manos para buscar el favor del gobierno de turno. Y ahora controla un fondo secreto de vaya usted a saber cuántos millones de dólares que ha sacado del presupuesto estatal.

El séquito que acompaña al corrupto en sus viajes puede hacerles competencia a las procesiones imperiales del presidente de turno. Su medio de transporte preferido es el avión privado. Está acostumbrado a que lo recoja un lujoso automóvil con escolta de interminable hilera de lujosas camionetas blindadas que lo acompañan en su trayecto; escoge la habitación más grande en el hotel más prestigioso de la ciudad. Es probable que en la comitiva real del corrupto se encuentren también su astuta esposa, su amante quien funge de secretaria personal, su hacker de bolsillo, su abogado tinterillo y también su encargado de prensa.

El corrupto no puede arriesgarse a estar muy disponible a los medios. Su social media manager tiene la tarea de escribir los comunicados de prensa y de tratar de distraer en las redes sociales la atención de la audiencia como la de los inquisitivos periodistas del creciente número de escándalos que ocurren en el mercado.

Se distribuyen grandes cantidades de dinero a las causas indicadas. Pero aún así mucho dinero se despilfarra en coimas, desembolsos excesivos y en las extravagantes promociones del corrupto.

El corrupto puede mostrarse indiferente ante los ocasionales comentarios llenos de ironía de algunos periodistas bien informados, pues nunca tiene que responder ante un electorado de “bolsillo”. Si los críticos golpean con demasiada frecuencia en la puerta de su oficina, el corrupto puede solicitar la oración y el favor de un pastor cristiano, o puede estar seguro de que logrará sobrevivir sin importar el motivo del nuevo escándalo en el cual se vea involucrado. En el mundo de los negocios el corrupto ejerce un poder absoluto. Su predecesor, era un hombre muy diferente, pero ese será el tema de la siguiente entrada.

[Imagen vía Jongmin]

disclaimer— consumo|sentido does not own the rights to any images posted here unless otherwise specified. If you are the artist or rightful owner of an image and would like to have it removed, please contact me.

descargo de responsabilidad— consumo|sentido no ostenta los derechos de ninguna imagen aquí publicada salvo a menos que así lo especifique. Si es usted el artista u ostenta los derechos de autor de alguna imagen en particular y, desea que la eliminemos, por favor háganoslo saber.

Copyrighted.com Registered & Protected 9YV3-LVMB-LUQI-3NZP

Anuncios

Un comentario sobre “¿De modo que así luce el corrupto?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s