Tres aspectos para asumir las entrevistas y el diálogo en las redes sociales

Van hoy en Cartagena para el segundo día de la XI Cumbre Mundial de Comunicación Política que, sin el venezolano Juan José Rendón, a.k.a. J.J. Rendón, ni el soteropolitano Duda Mendonça (aun cuando sí, y no sé si en su reemplazo), con la participación del exprocurador Alejandro Ordóñez y Piedad Esneda Córdoba Ruíz; promete igual el evento, fascinantes debates en cuanto a las tendencias y las herramientas más relevantes de la comunicación política:

“Estrategias de Comunicación para Gobiernos; Contexto y Discurso Político; Storytelling; Comunicación Persuasiva; Micro Targeting; Publicidad Política; Marketing Político; Estrategia y Creatividad; Comunicación Institucional; Política y Discriminación; Casos de Campañas Exitosas; Campañas Legislativas; E-government; Cómo Ganar Elecciones; Perspectiva de Género; Protagonismo de la Mujer en la Política; Casos de Éxito y Claves Para Ganar; Training Mujeres en la Política”.

Como quien dice, lo mismo que practicamos los agentes de marketing, solo que ellos en su caso, para ganar el favor del electorado de cara a la elección de determinado candidato. Así entonces, y si la comunicación es igual de relevante para las marcas como para la política, ¿por qué será entonces que, tanto ejecutivos como políticos son tan deslucidos en las entrevistas mediáticas o en el diálogo a través de las en redes sociales, si estas son oportunidades únicas para conectar con la audiencia?

Basta con ojear la prensa escrita, escuchar la radio o sintonizar los canales de noticias para entender lo que digo. La mayoría de las entrevistas, así como los diálogos en las redes sociales vienen recargados de jerigonza contemporánea y con tan poca información que, en la mayoría de los casos, hasta lo hace a uno reflexionar en el sentido de, “un momento, pero ni siquiera respondió la pregunta”.

No es como si dichos tropezones requieran de mayor esfuerzo, pues la gente de relaciones públicas concibe amplias perspectivas de conversación genéricas que, son examinadas detalladamente por la gente de marketing para garantizar que en efecto sean convenientemente enredadas, y posteriormente, ser aprobadas por el departamento jurídico para así asegurar que, nada de lo que allí se diga tenga ningún significado o utilización posterior.

Se requiere de una comunidad para facilitar una entrevista desechable, razón por la cual, le sugiero considerar estos tres aspectos para asumir las entrevistas y el diálogo en las redes sociales, antes de que embarque usted a su cliente o candidato en su próximo interviú o conversatorio a través de las plataformas digitales:

Aparezca como mortal— el objetivo de la entrevista o de la conversación, es manifestarse como un verdadero ser humano. Los medios como las redes sociales son implacables y, aunque, el ejecutivo o el político no logre mayor cosa en su intervención, al menos así habrá logrado establecer la credibilidad y una buena relación de comunicación con la audiencia; no obstante, si este aspecto se omite, independiente de lo certero que hayan sido sus comentarios y afirmaciones, estos parecerán ilegítimos, y sospechosos por lo demás.

El asunto es más sencillo dicho que hecho, pues por lo general, los ejecutivos y los políticos, no es que aparezcan muy terrenales en su cotidianidad que digamos. Se pasan buena parte de su carrera profesional aprendiendo cómo medir sus respuestas, tal cual resguardar sus reacciones y sentimientos personales. Algunos de ellos, tampoco es que hayan tenido mayor personalidad que digamos y, otros tantos, tienen una excesiva opinión y agrado por sí mismos.

Así pues, ayúdele al cliente o al candidato a comprender que, el objetivo de la entrevista o el diálogo no es aparecer como inteligente o valentón, sino más bien, mostrarse como humano (o al menos, enseñarle un par de trucos para aparentar serlo, si es que no logra convencerlo). Lo de valentón, entendiéndose que nada hay de malo en no responder alguna pregunta, en sonreír o fruncir el ceño, pero sobre todo que, debe expresarse en primera persona, pues solo la realeza puede darse el lujo de hablar de “nosotros” sin temor a parecer como el duplicado de una persona. Comentar sobre los aspectos más aburridos, deben presentarse en términos de cómo los percibe el ejecutivo o el político, así como sus inquietudes y expectativas al respecto.

Resuelva un inconveniente— por estos días, cada estrategia pareciera pretender “generar valor” y, como si la planeación en el pasado hubiera pretendido desgastarla o destruirla. La susodicha jerigonza, proviene de un entorno para el cual no existen mediciones, cronogramas, o clamor por los asuntos, cualesquiera que sean, la compañía o la campaña política clamen estar haciendo. Es más, se genera valor cuando no puede explicarse creíblemente qué es lo que en realidad se está haciendo.

La proclama de generación valor, no es un argumento válido para una entrevista; peor aún, cualquier afirmación que mencione mejoras o realces, o aportes adicionales a lo que sea, ofrezca usted al cliente o al electorado, solo logrará que el entrevistado o el diálogo parezca más falso.

Mejor, si a cambio proclama usted la resolución de inconvenientes. El resolver inconvenientes requiere ingenio, fortaleza, y ofrece una serie de cualidades que la audiencia respeta, tanto en los individuos como en las instituciones que éstos representan. Los inconvenientes hacen necesarias las estrategias, más allá de su rimbombante pretensión y, por lo demás, da a entender a la audiencia que usted como ejecutivo o como político está haciendo algo que realmente vale la pena.

Promueva su próximo gran propósito— a diferencia de la fotografía, el video permite capturar el flujo de experiencias en vez de un solo instante en el tiempo. En ese orden de ideas, el ejecutivo o el político, no solo debe exponer lo que la compañía o la campaña política hace o ha hecho, sino también promover su próximo gran propósito.

Las entrevistas, así como los diálogos a través de las redes sociales deben considerarse como segmentos en la continua narrativa de marca. Una forma segura de comunicar genuina humildad, es mantener la calma ante el reconocimiento de lo más significativo de sus realizaciones, admitiendo por lo demás, que aún queda mucho por hacer, como que está por venir más de este tipo de proceder.

Ya en últimas, es bastante probable que, tanto el ejecutivo como el político deban practicar bastante el arte de las entrevistas y el diálogo a través de las redes sociales, como también, muy seguramente, tampoco logren ellos que los agentes de marketing ni los abogados les permitan aparecer como simples mortales.

No obstante, con cada experiencia se acercarán cada vez a alcanzar una mayor credibilidad, como a sacar mejor provecho de todo este asunto. Inclusive, puede ser que les alcance hasta para “generar valor”. ¿Quién sabe?

[Imagen Marion Barraud vía Harvard Business Review]

disclaimer— consumo|sentido does not own the rights to any images or videos posted here unless otherwise specified. If you are the artist or rightful owner of an image and would like to have it removed, please contact me.

descargo de responsabilidad— consumo|sentido no ostenta los derechos de ninguna imagen o vídeo aquí publicados salvo a menos que así lo especifique. Si es usted el artista u ostenta los derechos de autor de alguna imagen o vídeo en particular y, desea que lo eliminemos, por favor háganoslo saber.

Copyrighted.com Registered & Protected 32TE-JNRB-UWX0-MYQJ

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s